dijous, 12 de juliol de 2012

RAJOY RECIBE A LA MARCHA MINERA EN LA PLAZA DE LA CIBELES


 En un nuevo gesto que demuestra su compromiso como jefe del ejecutivo, ayer el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibió a los líderes de la marcha negra en la mítica plaza de la Cibeles, escenario hace pocos días de la celebración del triunfo de la selección española. El Presidente, que decidió comparecer por sorpresa, se ofreció en todo momento dispuesto a atender a los medios de comunicación para explicar el porqué del súbito recibimiento. “Es que, oiga, esto es un momento único en la historia, y como español me siento muy orgulloso de participar en él, hacía muchos años que esperábamos esto y creo que el deber del presidente es recibir a tan grandes héroes”; respondía a un periodista de nuestra redacción, a lo que añadió “en cualquier parte de España todos compartimos la misma alegría por la victoria de ayer”.

Una vez en el estrado el Presidente, bien acompañado de la presidenta de la Comunidad de Madrid, estrechó la mano uno por uno a los once líderes de la marcha, y dedicó unas palabras de aliento a alguno de ellos, “así se hace, campeón”, o “todos los españoles estamos orgullosos de vosotros”. A continuación y ante todos los asistentes el Presidente lanzó un discurso de cerca de treinta minutos, “porque coño, los protagonistas son ellos, yo aquí me siento como un aficionado más”, en el que ensalzó la valentía y el buen saber hacer de los mineros, refiriéndose directamente a ellos. El Presidente también destacó en su discurso que en tiempos tan difíciles para la nación española “gestos como el suyo insuflan ánimos y suponen una buena dosis de optimismo para los españoles, que ya tienen bastante con los sacrificios que les estamos pidiendo para salvar al país”. Mariano Rajoy terminó el discurso diciendo “Gestas como la vuestra son las que demuestran que España sigue siendo grande, y que si los españoles nos unimos podemos conseguir cualquier reto. Viva España!”. El Presidente, visiblemente emocionado, saltó al grito de “español el que no bote” y hasta entonó un par de veces el estribillo “yo soy español, español, español” ante la multitud, y ante cierta pasividad incluso pidió un “más alto, que no es os oye!”.

La anécdota de la jornada sin duda la protagonizó de nuevo un micrófono abierto, cuando el Presidente se acercó a saludar a uno de los líderes de la marcha y le dijo “¿entre nosotros, qué habéis ganao? Que entre la Merkel y la prima últimamente tengo el Marca abandonao...”

Para “La Retaguardia”, desde la Cibeles, Ronnie Periquito

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada