dilluns, 9 de juliol de 2012

EL AYUNTAMIENTO DE BENIDORM CREA UNA NUEVA BANDERA DE SEÑALIZACIÓN DE LAS PLAYAS


Los visitantes de las playas de la localidad alicantina deberán aprenderse el significado de la nueva bandera que a partir del próximo día 7 de julio ondeará junto con las tradicionales. En lo alto de los mástiles podrán verse la bandera roja, que prohíbe el baño, o la bandera amarilla, que reclama precaución en el mar. Sin embargo ahora, acompañando la bandera verde, podrá verse en ocasiones la bandera X, de aspa negra sobre fondo rojo. Esta bandera indicará cuándo las condiciones son favorables para practicar sexo en el agua. “Desde hace un tiempo venimos percibiendo esta necesidad en los muchos turistas que visitan nuestras playas”, indica Rodolfo Palomino, encargado del ayuntamiento. “así que hemos hecho frente a esta demanda”. Las autoridades se muestran convencidas que medidas como esta van a favorecer el turismo, especialmente de tipo sexual. “No hay que olvidar que mucha de la gente que viene a pasar el verano aquí viene a disfrutar de la noche valenciana, de los chiringuitos y también a ver si puede caer alguna, o alguno, que también se da, y ya se sabe que cuando la necesidad aprieta…”. Los servicios de socorro han acogido esta medida con entusiasmo, “El año pasado tuvimos que socorrer a no menos de cincuenta parejas que se habían adentrado en mar para echar un casquete. Los motivos, pues de toda índole: urticarias en la parte genital por picadura de medusa, irritaciones debido a un exceso de salinidad, ingesta excesiva de agua consecuencia de una ola malintencionada…” Declara José Piscinas, jefe de los servicios de socorro. “A partir de ahora los bañistas pueden dar rienda suelta a su lujuria sabiendo que su vida no corre ningún peligro”. No es la única medida que van a poner en marcha, también se van a instalar papeleras especiales “porque no hay que recordar que arrojar látex al mar sigue siendo ilegal, además de una cochinada”. Ahora bien, no todo el mundo aplaude esta iniciativa, “antes cada noche teníamos decenas de jóvenes desesperados a los que podíamos alquilar una habitación por horas a precio más o menos razonable… con esta medida el ayuntamiento nos hace competencia desleal”, declara Ataúlfo Gil, jefe del gremio local de hosteleros. “¡No hay derecho, joder! Mi urinario era famoso en todo el pueblo, había noches que hasta tenia cola de gente que quería echar un polvo rápido, ¡hasta lo había acondicionado para darle algo de humanidad! Un poco de rosa por acá, una máquina de preservativos, hojas de papel super grandes para ponerlas encima de la taza…” nos comenta un hostelero indignado. “Y lo bien que lo pasaba, cuando los veía disimular… pedían una botella de agua, o un paquete de papas, entraban de uno en uno y salían igualmente, el chico siempre primero… naturalmente, seguirán viniendo, pero no será igual”. El resto de habitantes del pueblo se ha tomado la medida con escepticismo, el propio ayuntamiento no quiere ir más allá de esta temporada veraniega. “De momento la pondremos este año, los demás depende de los resultados”. Al menos por el momento hay optimismo, otros ayuntamientos como el de “Sitges” ya se han interesado por la medida para playas como la famosa “Miami” de la localidad catalana.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada