dimecres, 26 de juny de 2013

NEGARSE A LLAMAR MUFFINS A LAS MAGDALENAS PROVOCA LA QUIEBRA DE UNA EMPRESA

El pasado viernes la desgracia sobrevino sobre el gerente de "Dulcesbollos" cuando una llamada telefónica le  anunciaba que estaban en bancarrota debido a la caída en las ventas de su producto estrella: las magdalenas.

Últimas magdalenas horneadas en Dulcesbollos... de momento
"El departamento de marketing me estuvo advirtiendo, me dijo que ahora la gente no quiere magdalenas, que lo que se lleva son los muffin y los cupcake" nos cuenta visiblemente afectado el gerente, Nacho Colate "pero yo quería resistir a las modas, siempre he pensado que la magdalena era un producto atemporal que estaría presente en la infancia de cada niño y la vejez de cada anciano hasta el fin de los tiempos. En el momento en que caes en las redes del multinacionalismo estás muerto". Dulcesbollos, empresa que tuvo su auge en los años 80, cuando una de sus magdalenas salía de acompañamiento al chocolate Nestlé en un anuncio, ha luchado en el último mes por la promoción de su producto estrella, incluso vendiéndolas a la puerta de las tiendas. "Por un momento tuvimos esperanza, los niños venían y nos preguntaban, ¿qué es eso?" Y les decíamos, Magdalenas, como las cupcakes pero sin gilipolleces encima".

Después de dejar un rato para que se desahogara frente a la máquina amasadora, Nacho Colate se muestra más optimista "A veces me arrepiento de no haber hecho una cosa tan simple como cambiarle el nombre y añadirles cosas bonitas, pero después miro el retrato de mi madre, Magdalena, fundadora de la empresa" y me invade el orgullo de haber luchado hasta el último momento, aunque me haya pasado muchas veces llorando como una magdalena.

"Saldremos adelante, la gente olvidará esas cochinadas cuando se harten de las grasas saturadas y los colorantes, y entonces volveremos a triunfar".

Después de desearle toda la suerte del mundo, nos despide muy animado y hasta nos cuenta un chiste "Eso es uno que entra en un bar y se pide un vaso de leche y una magdalena, moja la magdalena en la leche y la tira contra la pared. El camarero le pregunta que por qué lo ha hecho y el hombre le dice que porque la hija puta se ha bebido toda su leche jajajajaja". Con este humor da gusto acabar una entrevista.

Fran Xapa y Patri Heidi para La Retaguardia desde un Starbucks


dimarts, 4 de juny de 2013

LA IGLESIA CATOLICA LANZARÁ UNA MARCA DE AGUA EMBOTELLADA

                La iglesia católica se lanzará en breve al incipiente mercado del agua embotellada, según informaciones procedentes desde el vaticano, aunque su objetivo no es, contrariamente a lo que se pueda pensar, lucrarse con la empresa sino ofrecer a los cristianos un bien tan necesario como es el agua con todas las garantías de sacrosantidad, para que no teman caer en el purgatorio o peor, en el infierno.

                El origen de este anuncio se encuentra en un reciente estudio del "Seminario para el estudio de la ingesta de productos líquidos y substancias y su influencia sobre el buen cristiano", también conocida en el mundo episcopal como SIPHILYS. Según sus conclusiones el agua embotellada normal y corriente podría alterar la conciencia de los buenos cristianos puesto que esta agua viene del subsuelo, lugar donde se encuentran, entre otros, el purgatorio y el infierno, y por tanto podría ser contaminada con las lagrimas de abortistas, mujeres libertinas, prostitutas, sodomitas, y Ozzy Osbourne entre otros (aunque mantienen dudas con éste último, que no está muerto pero se le considera "el señor de las tinieblas"). Al parecer la ingesta de agua contaminada podría causar trastornos en la fe; "Al principio teníamos nuestras dudas, aunque claro está, hemos estudiado la Biblia y sabemos qué hay allá abajo", nos cuenta Sotano Largo, el representante español en la SIPHILYS, "pero experimentamos, dimos a cien de los miembros destacados de algunas parroquias algunas muestras, al tiempo un 15% demostró gusto por el onanismo, otro 20% tenía pensamientos impuros con jovencitas, el otro 20% con jovencitos, y el 45% tenía dudas de votar al PP en las próximas elecciones. Para nosotros el estudio fue concluyente, aunque es cierto que lo realizamos el verano pasado...".
La Iglesia promocionará el "Agua de Pila"  en sus templos

                Es por ello que la iglesia ha decidido velar por sus intereses cristianos, la nueva marca que será registrada la semana que viene se llamará "Agua de la pila", ("De la pila bautismal, se entiende", aclara Sotano Largo), y se compondrá en un 99% de agua de lluvia, "que todo cristiano sabe que son lagrimas de los ángeles", eso sí, debidamente bendecida por Su Santidad Francisco, "o Su santo Paquete, como le llamamos cariñosamente". De momento los obispos siguen ultimando la campaña de marketing, al parecer tienen previsto dar muestras gratuitas en la puerta de las iglesias y en el semanario de El Mundo.


Para La Retaguardia, Fran Xapa