dimarts, 25 de març de 2014

CALATRAVA SE CUELA EN UNA CASA Y LA LLENA DE "TRENCADÍS"

La policía local de Bañuelos de Abajo tuvo que hacer frente el lunes pasado a una curiosa denúncia; después de que Laura Castellanos, vecina de la localidad, se encontrara una mañana la fachada de su casa completamente reformada. La afectada aún no sabe cómo sucedió todo; "una mañana me desperté y me encontré con un grupo de turistas japoneses delante de casa echando fotos. Normalmente pasan de largo para ir a ver la iglésia, así que salí fuera y me encontré que toda mi fachada estaba llena de trocitos de ladrillo blanco", cuenta Laura en palabras a éste medio; "me costó mucho echarles, no paraban de hacer fotos y decir "¡Gaudí, Gaudí!" y señalar mi casa, y además yo con éstos pelos".

Al parecer la causa de ésta transformación fué el paso por la localidad del genial arquitecto Santiago Calatrava, con quien hemos podido hablar brevemente. "En realidad no se muy bien qué me pasó, iba de noche andando camino a la iglésia, que me habían dicho que era muy bonita, cuando de repente vi esa casa y no me pude resistir, era como un lienzo en blanco. Casi literalmente porque estaba encalada, lo sé porque me pringué cuando pasé la mano por la pared. Y bueno, modestia aparte, la verdad que me quedó muy bien. Incluso el baño, es que me entró una urgencia...". Sin embargo la dueña de la vivienda no es de la misma opinión; "puedo soportar que dia sí dia también pasen japoneses, ingleses, italianos y alemanes a fotografiar mi casa, y la verdad que me estoy sacando un dinerillo con las visitas al baño; pero es que el puñetero inodoro es frio, la puerta de casa se agrieta cuando bajan un poco las temperaturas, el voladizo con motor hidráulico del garaje no funciona bién y algunos ladrillos de afuera se han caído".
Así quedó la fachada de la afectada

Por el momento la señorita Castellanos y Calatrava se han reunido un par de veces en busca de un acuerdo que satisfaga a las dos partes, aunque de momento el acuerdo está difícil. "En realidad no sé que hay de malo en las reformas, sentarse a deponer en un inodoro fresquito es un placer en verano, con tanto calor; el garaje estará más seguro que nunca y lo demás se arregla con un poco de cemento cola. Por cierto, que no hemos hablado de la factura..."

Sin más, se despide el peluche de Garfield para La Retaguardia

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada