dijous, 6 de març de 2014

EL MINISTERIO DEL INTERIOR PUBLICA EL PROYECTO DE NUEVAS MEDIDAS CONTRA LA INMIGRACIÓN


Ha sido una de las sorpresas en el Boletín Oficial del Estado; y es que según parece el ministerio del interior parece dispuesto a tomar cuantas medidas hagan falta para frenar las oleadas de inmigrantes subsaharianos que en estos días intentan acceder a España a través de la valla de las ciudades autónomas Ceuta y Melilla. “Hay que tener en cuenta que la situación es desesperada”, afirma Marisol Castillo, representante del ministerio, “así que hemos tenido que pensar en medidas adecuadas a ella”.

Estas medidas incluyen la construcción de un foso de tres metros de profundidad y cinco de ancho con aguas dulce que separaría el territorio marroquí del español. “La ciudad no quedaría aislada de ninguna manera”, nos cuenta Marisol, “para franquear el foso está prevista la construcción de tantos puentes levadizos como puertas tiene la ciudad. Durante la noche se levantarán de forma que sólo las personas autorizadas podrán solicitar su bajada”. Además el ministerio está negociando la compra de veinte ejemplares de cocodrilos a Egipto para que se encarguen de la vigilancia de las aguas; “son baratos de mantener y sin duda el clima les favorecería; eso si, quedarán limitados a zonas lejos de las puertas, para evitar accidentes, y habrá que advertir a los ciudadanos que no se acerquen a las zonas cercanas al foso.”.

Este podría ser el nuevo aspecto de la valla de Melilla
Sí ha quedado aún en estudio la sustitución de la valla actual por una muralla almenada, que quedaría inmediatamente por detrás del foso y que permitiría la vigilancia del perímetro por parte de la Guardia Civil desde la parte alta del mismo. “Las almenas protegerían a los guardias de piedras o otros proyectiles que puedan ser lanzados por los inmigrantes mucho más de lo que la actual valla lo hace; además eliminaríamos las tan controvertidas “concertinas”.”, sostiene Marisol, “el problema es que elevar un muro de piedra de tales dimensiones costaría demasiado dinero; aunque como ahora hemos salido de la crisis... quién sabe”.

Por el momento la oposición no ha lanzado crítica alguna al plan, aunque es razonable que lo hagan en pocos días. Mientras tanto ya se han enviado a un par de arquitectos especialistas en el diseño de las ciudades en el sigo XII para que empiecen a plasmar sus bocetos en pergamino.

Para La Retaguardia, Ronnie Periquito

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada