diumenge, 6 de setembre de 2015

AIRWICK FABRICARÁ UN AMBIENTADOR ESPECIAL PARA ESPANTAR A LAS VISITAS

            ¿Quién no ha sufrido alguna vez la visita de alguien a quien no apetece ver, o sí apetece pero viene en mal momento? Esto mismo se ha preguntado el departamento de desarrollo de productos de la empresa Airwick, especialista en ambientadores. ¿su respuesta? Un ambientador especial para hacer que esas visitas sean lo más cortas posible, que pronto se podrá encontrar en la mayoría de supermercados. “Llevamos tiempo investigando en esta cuestión, pero al fin hemos llegado a conclusiones positivas”, asegura Alex Tranjero, responsable de comunicación de la empresa.
Proyecto de anuncio del nuevo producto
            La Retaguardia ha tenido acceso a uno de los prototipos. Por fuera parece un ambientador normal y corriente pero de color amarillo oscuro, la novedad es el interior. El propio señor Tranjero nos explica su funcionamiento: “La base es completamente igual a la de los otros ambientadores de su gama. La novedad está en el interior, a intervalos de tres, cinco o diez minutos el aparato cambia entre tres fragancias diferentes: primero un aroma a frito, directamente desde las cocinas de un bar cutre. Está pensado para incomodar nada más llegar, está demostrado que muchos visitantes dan media vuelta para evitar que la ropa adquiera olor a fritanga. Si no es eficaz se acciona el segundo depósito, con aroma a pies. Según estudios de la compañía el 45% de las personas tiende a abandonar el lugar en el que se encuentran cuando perciben ese aroma en particular. Para casos extremos se incluye el tercer compartimento, olor a pedo. Según los experimentos previos ninguna visita se quedó mucho más de cinco minutos después de accionarse éste vial”.

            La compañía espera un gran nivel de ventas el producto, aunque advierten que para que sea plenamente eficaz se necesita algo de ayuda por parte de las personas. “carraspeo, miradas acusadoras, frases concretas como “perdonad, estábamos haciendo patatas fritas”, etc.”. De momento se encuentran orgullosas del resultado, a pesar de lo mucho que les ha costado desarrollar el producto. “Para nosotros era algo nuevo, hasta ahora habíamos sintetizado diversos aromas a flores, sintetizar el olor de un cuesco natural nos ha costado mucho tiempo, dinero y fabadas”.

Para La Retaguardia, el peluche de Garfield. (Y haced el favor de apagar el dichoso aparato antes de que se accione el tercer vial).

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada